Mundo Karol, el país de los bajitos

El colegio Karol Cardenal de Cracovia, creado en honor el Papa Juan Pablo II antes de ser Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, hace parte de la familia Master Tour que se ha capacitado en Cuba con nuestras pasantías de educación.

Mundo Karol, el país de los bajitos

El colegio Karol Cardenal de Cracovia, creado en honor el Papa Juan Pablo II antes de ser Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, hace parte de la familia Master Tour que se ha capacitado en Cuba con nuestras pasantías de educación. 

Como una pequeña república independiente, con una Constitución y cargos de elección popular, así funciona el Colegio Karol Cardenal de Cracovia, más conocido en el ámbito educacional de Chile como ‘Mundo Karol: El País de los Bajitos’, ubicado en la comuna Pedro Aguirre Cerda de la Región Metropolitana de Santiago.

La idea de Juan Carlos Navarrete, sostenedor y creador de este novedoso sistema educativo, valorado y premiado en el Mundo, era sacar a la institución educativa de la enseñanza tradicional, fortaleciendo los lazos interpersonales y entregando a los alumnos responsabilidades propias de la cotidianidad.

“El colegio nace en 1980 como una escuela más del sistema. Nos diferenciaba una fuerte vocación por los niños y no discriminar a ningún estudiante. Fue así como en 1998, cansados de un sistema escolar que no satisface a nadie, nos reinventamos y transformamos la escuela en un país de niños. Es así como nace ‘Mundo Karol: el País de los Bajitos’, escuela democrática donde los niños son los primeros actores del proceso de enseñanza”, asegura Juan Carlos Navarrete.

Y agrega que los une el amor por nuestra vocación. “Durante 18 años estuvimos recibiendo a todos los niños, sin discriminación alguna, reconociendo en los matices de la diversidad una tremenda cantidad de valores y creo que ese es uno de los errores del sistema tradicional y que ahora en reforma se está poniendo en primera línea la inclusión.”.

Pero no son sólo cargos y elecciones populares, el país de los bajitos también tiene su propia moneda, emitida por el Banco del Mérito Karol y llamada ‘Karolméritos’, los cuales son distribuidos a los estudiantes y permiten intercambiar servicios entre ellos. 

“Cuando haces al niño primer actor de su proceso y le dices que eres la persona que nos motiva todos los días a venir a trabajar a esta escuela, se genera un cambio tremendo en el estudiante. Ellos (los niños) reconocen cuando hay amor o cuando existe autoridad por autoridad”, reflexionó Navarrete.


En ese proceso de crecimiento y en busca de herramientas que ayudarán al mejoramiento del colegio, Juan Carlos decidió junto con otros profesores del claustro tomar la Pasantía de Educación en Cuba con Master Tour.

“Hace muchos años me llegó una invitación para exponer en un congreso que se desarrolló en el Capitolio de La Habana (Cuba) y como había otro congreso me quedé estudiando siete días. Posteriormente, una profesora me dijo ‘qué envidia sana’, pero le respondí que la envidia nunca ha sido sana; fue así como después, en un consejo de profesores, se les preguntó quiénes querían ir a Cuba, saliendo 22 interesados. Al final viajaron 18 educadores (con Master Tour), logrando muchos aprendizajes desde la experiencia, muchos de ellos ni siquiera se habían subido a un avión”, confesó el sostenedor.

Y sobre la experiencia de Viajar y Aprender con Master Tour, asegura que “cuando te encuentras con maestros y doctores expertos en educación, sabiendo lo que es Cuba en este tema, hay mucho que aprender. Pero no sólo de sus aprendizajes, sino de la cultura, la alegría de vivir y la idiosincrasia de su gente, por eso hay que conocerla para quererla, y qué mejor que a dos bandas: viajar y aprender.